En verano aumentan las temperaturas y nuestra piel está más expuesta al sol. Además, hay una mayor humedad en el ambiente y sudamos más pues nuestro cuerpo intenta enfriarse lo que hace que la piel se ponga más grasienta y presente más impurezas. Los cambios de temperatura están al caer y estos consejos nos ayudarán a sobrellevarlos cuidando nuestra piel de forma correcta tras el verano.

  • Beber más agua. Siempre se dice que durante el verano hay que estar bien hidratados para llevar mejor las altas temperaturas. Sin embargo, la mayor sudoración provoca una importante pérdida de líquidos que debemos nivelar bebiendo más agua pasada la época estival.
  • Proteger la barrera natural de la piel. Pasar demasiado tiempo al sol puede dañar la barrera hidrolípida, una barrera natural que la piel tiene para protegerse. Por ello, es conveniente:
    1. Quitar maquillaje con aceite de limpieza suave para evitar la sequedad y nutrir la piel.
    2. Usar peeling -tratamiento cosmético que sirve para regenerar la piel mediante el desprendimiento de células muertas- en la cara y después lavar con agua tibia.
  • Comer sano. Consumir alimentos con muchos nutrientes y ricos en betacarotina, como zanahoria o patata dulce, que ayudan a regular el PH de la piel. El te verde o los cítricos son ricos en antioxidantes y apoyan a la piel en la producción de colágenos, que ayuda a suavizarla.
  • Evitar cabellos grasos. Lavar el pelo con frecuencia pero no todos los días pues este se puede volver más grasoso.
  • Seguir usando Aftersun. Hidratar la piel que ha sido expuesta al sol es importante aún pasados unos días desde la última exposición. Nos ayudará a recuperarnos de los excesos del sol con sus agentes hidratantes, regenerantes y calmantes de la piel.
  • Uso de Aloe Vera. Esta planta tiene unas propiedades que ayudan a relajar la piel y la dotan de la humedad apropiada para la misma.
  • Más vale prevenir que curar. Si se observan cambios en la piel o manchas con las que no contábamos antes del periodo estival, se recomienda acudir a un especialista para una valoración dermatológica.

Si seguimos estos consejos, ya estamos preparados para abordar los meses más fríos del año con plenas garantías para nuestra piel.

CompártelOH! en redes sociales