El sol brilla, las temperaturas no dan tregua y por fin llegan las merecidas vacaciones. Pero, ¿qué hay de esa piel seca fantasmal que deseas mostrar, pero sientes que no puedes? Este artículo te dará los consejos y trucos que necesitas para lucir una piel hermosa y un moreno de cine, ayudándote a preparar tu piel para el bronceado.

En primer lugar, no solo es fundamental ir bien depilada cuando vamos a enseñar nuestras piernas, también es importantísimo que la piel esté exfoliada. Ambas cosas son posibles de una sola pasada con Depiloh. El sol y los rayos UV llegan a tu piel de forma más fácil sin encontrarse pelo a su paso ni una capa de piel muerta. Además, el hecho de exfoliarse hace que el moreno sea más uniforme y duradero ya que hacerlo antes del bronceado permite que este comience a desarrollarse en la nueva piel fresca que estaba debajo de la capa de piel muerta. Además, si tu piel es seca y escamosa y no está ni exfoliada ni hidratada, el moreno saldrá a manchas y parecerá “sucio”.

Si tu piel no está hidratada no solo es más difícil desarrollar un bronceado, además no durará mucho tiempo. Las áreas en las que debemos centrar la hidratación son los codos, las muñecas, las manos, las rodillas y los pies (especialmente alrededor de los tobillos). Es necesario hidratar la piel por la noche antes de broncearse y después de tomar el sol.

Ten en cuenta que siempre se debe proteger la piel con SPF cuando se expone al sol de forma prolongada. Especial cuidado debemos tener en la piel de la cara, muy delgada y sensible, para evitar el envejecimiento y arrugas. Por ello, es necesario invertir en una hidratante o loción SPF fuerte. Por último, pero no menos importante, no te olvides de los labios, usa un bálsamo labial que contenga SPF para protegerlos de manera adecuada.

Sigue estos consejos con la ayuda de tu Depiloh y disfruta al máximo de tu verano.

CompártelOH! en redes sociales